Origen y tipos de acuarios

peceras_gijon-comercio-movil

Un acuario, que no una pecera, puede ser un instrumento ideal tanto para la educación de los más pequeños de la casa como para combatir la soledad o la monotonía de la vida de los más mayores. Todo un hobby al alcance de cualquiera que nunca olvide que estamos ante un ecosistema vivo y cambiante. Así que si te atreves con la aventura ahora hay disponibles varias ofertas de acuarios de diferentes tamaños en la web de Comercio Móvil de Asturias.

La aparición de los primeros acuarios, entendiendo éstos con el simple objetivo de recrear ambientes subacuáticos para conservar peces, invertebrados o plantas, se remonta a varios siglos antes de Cristo. Su concepción actual con un alto componente lúdico no llegaría hasta ya bien entrado el siglo XVIII. Es en este siglo cuando empiezan a construirse acuarios con el objetivo de coleccionar especies animales y después mostrarlas a público como una forma de entretenimiento. Su especialización y popularización los ha llevado con los años incluso a nuestras casas.

Existen muchos tipos de acuarios, pudiendo incluso clasificarse según la temperatura del agua, sus medidas o el tipo de material empleado para su construcción. Sin embargo, la clasificación más habitual es la que se centra en el tipo de agua utilizada y el ecosistema que en consecuencia recrean:

  • Acuarios de agua dulce: con una concentración de sales inferior al < 0,5 %, simulan un ecosistema fluvial.
  • Acuarios de agua salada: con una concentración salina entre 0.5 % y 3.8 %, recrean un ambiente costero.
  • Acuarios de agua salobre: con concentraciones salinas comprendidas entre 0,5 %-5 %, simulan albuferas o estuarios.

Si estas pequeñas pinceladas han abierto tu curiosidad para entrar en el mundo de los acuarios, no dejes de visitar la web de Comercio Móvil Asturias donde encontrarás tres ofertas muy interesantes para empezar. ¿A qué esperas?

Deja un comentario